Desde julio, el barril de Brent ha caído un 70% y el gasóleo agrícola solo un 45%

ASAJA CIUDAD REAL DENUNCIA QUE LAS FLUCTUACIONES DEL PRECIO DEL GASÓLEO AGRÍCOLA NO CONCUERDAN CON LAS DEL BARRIL DE BRENT

Ciudad Real, 12 de enero de 2009.- ASAJA Ciudad Real denuncia, una vez más, que las fluctuaciones del precio del gasóleo agrícola no concuerdan con las registradas por el barril de Brent, de referencia en Europa. Tanto es así que, desde que el pasado 11 de julio de 2008 el barril de Brent alcanzara su valor máximo en 147,27 dólares/barril, el precio del petróleo ha descendido un 69,83% mientras el gasóleo de uso agrario sólo lo ha hecho en un 44,79%.

Estos datos son reales a fecha 9 de enero de 2009, día en el que el barril de Brent cerró, en el mercado de futuros de Londres, a 44,42 dólares/barril. Por su parte, el gasóleo agrícola se vendía, el mismo día y en cooperativa, a 0,53 euros/litro, un precio lejos de los 0,96 euros/litro registrados con fecha 11 de julio y lejos también de los 0,29 euros/litro que debería costar en estos momentos si las variaciones en su precio se correspondieran con las del barril de Brent.

En consecuencia, queda demostrado que las fluctuaciones del barril llamado “de referencia” en Europa, el Brent, son anecdóticas. Una justificación manida a la hora de subir el precio del gasóleo agrícola de manera instantánea y, a veces, desorbitada y una simple referencia no tenida en cuenta cuando a bajadas se refiere.

Por tanto, ASAJA Ciudad Real reitera su denuncia al sistema de aplicación de precios de las grandes compañías, el cual perjudica considerablemente al consumidor y, por extensión, a agricultores y ganaderos muy afectados por la crisis.

Asimismo, insta a los agricultores a que se mantengan muy atentos a los vaivenes de los precios de gasóleo en los próximos meses. Su evolución es incierta debido a los frentes abiertos en el panorama internacional y porque, tal y como esta Organización advierte, las subidas se suelen aplicar de modo inmediato, mientras las bajadas se hacen de modo progresivo y a largo plazo.

Por último, esta Organización exige que, a partir de hoy, el precio del barril de Brent sea una referencia real y, por tanto, sus bajadas de precio se trasladen con la misma rapidez que las subidas a los carburantes y, concretamente, al precio del gasóleo agrícola. Para ello, apela a la cordura de las grandes compañías y a la intervención del Estado, en caso necesario.