El precio de la uva puede variar entre 5 y 6 pesetas/kilo, según compromisos

LAS BODEGAS  DEBEN INFORMAR A LOS AGRICULTORES DE SI SUSCRIBIRÁN O NO CONTRATOS PARA LA DESTILACIÓN

Ciudad Real, 29 de septiembre de 2008.- ASAJA Ciudad Real informa de que puede haber una diferencia de entre 5 y 6 pesetas/kilo en el precio de la uva, dependiendo de si las bodegas suscriben o no acuerdos con las empresas destiladoras. Por ello, esta organización recomienda a los agricultores que lleven su producto a las cooperativas y a aquellas bodegas que vayan a suscribir contratos con las destilerías, dada la incertidumbre que existe respecto a la OCM del Vino en estos momentos.

Tras el acuerdo alcanzado la semana pasada entre cooperativas y alcoholeras, para derivar el 25 por ciento del vino de mesa a la elaboración del alcohol de uso de boca, la situación del mercado comienza a estar algo más clara.

Aún así, los precios de la uva continúan siendo motivo de preocupación. Por ello, ASAJA exige a las bodegas que informen a los agricultores de si suscribirán o no contratos con las empresas destiladoras, ya que de ello dependen dos cosas: por un lado, el precio de la uva en esa bodega y, por otro, el pago a la hectárea para las dos próximas campañas, vinculado al contrato entre la propia bodega y la alcoholera.

Según lo anterior, las bodegas que sí suscriban acuerdos con las alcoholeras estarán favoreciendo que el viticultor reciba, posteriormente y como complemento, una ayuda directa todavía por determinar, aunque ASAJA, junto al resto de organizaciones agrarias, trabaja para que sea de unos 700 euros por hectárea. Por su parte, las bodegas que no realicen contratos de destilación porque solo elaboran mosto, vinos con denominación de origen o porque simplemente no quieran suscribir estos acuerdos, deberán pagar a los viticultores, para que no se produzcan agravios comparativos ni entre productores ni entre industrias, entre 5 y 6 pesetas más por el kilo de uva, ya que esos agricultores no percibirán ayudas a la hectárea. 

Esta organización hará un seguimiento minucioso para conocer de primera mano cómo se gestiona el asunto de los precios por parte de las bodegas y denunciará las situaciones anómalas que detecte, no permitiendo, con ello, que los agricultores sean las víctimas de una situación que debería haberse concretado con mayor antelación.