Durante las últimas asambleas informativas, en las que también se ha hablado tarifas eléctricas, vino y agua

LOS AGRICULTORES Y GANADEROS DE ASAJA CIUDAD REAL MANIFIESTAN SU  PREOCUPACIÓN E INCERTIDUMBRE POR LA SITUACIÓN DEL SECTOR

Ciudad Real, 13 de noviembre de 2008.- El sector agrario no es ajeno a la crisis. Así lo vienen manifestando reiteradamente, a esta Organización, los agricultores y ganaderos participantes en las últimas asambleas informativas. En dos de las últimas charlas celebradas en la provincia, la de Socuéllamos y Bolaños, se hizo patente la preocupación e incertidumbre reinante en el sector por la subida imparable de los costes de producción, ahora ligeramente en descenso, y la imposibilidad de trasladar al valor final de sus productos el incremento del precio de los inputs.

El tema precios fue, por tanto, uno de los asuntos centrales de debate en ambas charlas. Aunque se reconoció que las denuncias de ASAJA han tenido su efecto, de modo que se ha producido un primer descenso en el precio de los fertilizantes y abonos, éste sigue sin ser suficiente y, además, no refleja la realidad del mercado internacional marcada por la estrepitosa bajada del precio del petróleo y de los cereales.

En consecuencia, ASAJA Ciudad Real continúa pidiendo mecanismos de defensa para el sector agrario, tales como una Ley de Márgenes Comerciales que impida, entre otras cosas, vender por debajo de costes, así como el doble etiquetado de los productos para trasladar al producto final, de modo inmediato, las subidas y bajadas de los precios en origen.

En otro orden de cosas, las tarifas eléctricas, el agua y el vino, fueron temáticas que acapararon también el interés de los participantes en las asambleas. Con respecto al primer punto, la incertidumbre resulta ser, nuevamente, la palabra que mejor de define el ánimo de los agricultores. Desde que el 1 de julio de este año entraran en vigor las nuevas tarifas eléctricas para el sector y, posteriormente, se aprobaran los contratos de temporada para el mismo, lo cierto es que no hay transparencia en el mercado y las compañías eléctricas no están favoreciendo la transición al nuevo sistema.

En el apartado agua, los agricultores expresaron sus dudas sobre el proceso de regularización de pozos del Consorcio para la Gestión del Plan Especial del Alto Guadiana, puesto que temen que no solucione la situación existente y se plantee un panorama más complicado que el actual.

Por último, la OCM del Vino y su aplicación han sido de los temas debatidos en las charlas. En este sentido, los agricultores expresaron su insatisfacción porque la medida de arranque no pueda llegar a más agricultores, como consecuencia de la limitación presupuestaria, y su aprobación a los 700 euros/hectárea previstos para los agricultores que hayan participado en la generación del presupuesto a través de la destilación.