Ramón Ruiz de la Hermosa, reelegido presidente de ASAJA Daimiel en la renovación de su Junta Local

ASAJA CIUDAD REAL CELEBRA SENDAS ASAMBLEAS EN DAIMIEL Y MEMBRILLA

Ciudad Real, 21 de octubre de 2008.- El secretario general de ASAJA Ciudad Real, Florencio Rodríguez, participó ayer en la asamblea celebrada en Daimiel, con el objetivo, entre otros, de renovar la Junta Local de ASAJA. En el transcurso de la misma, Ramón Ruiz de la Hermosa resultó reelegido presidente local de la Organización, ante un auditorio de un centenar de personas.

Florencio Rodríguez informó en la asamblea de los temas que más preocupan al sector en estos momentos: la aplicación de la OCM del Vino, las nuevas tarifas eléctricas y los problemas por los que atraviesa la ganadería, entre otros.

Los agricultores manifestaron su preocupación y descontento por la situación de precios de la actual campaña de vendimia, una consecuencia de la deficiente aplicación de la reforma en el sector, puesto que todavía hoy quedan por aprobarse y publicarse normativas del Ministerio de Medio Ambiente y  Medio Rural y Marino y de la Consejería de Agricultura.

Sin abandonar la OCM del Vino, Florencio Rodríguez habló de arranque de viñedo y de las ayudas acopladas al viticultor por la derivación de vino de mesa a la destilación de alcohol uso de boca, durante las dos próximas campañas. En este sentido, explicó que todavía está pendiente de publicación el Real Decreto por el que se establecerán los contratos para la destilación y la ficha financiera de la ayuda acoplada.

En el apartado de tarifas eléctricas, el secretario general puso de manifiesto la falta de información que existe para aplicar los contratos de temporada en el sector, reconocidos por el Real Decreto 1578/2008, publicado en el BOE el pasado 27 de septiembre. Un mes después de su entrada en vigor, continúan existiendo muchas dudas al respecto y quejas sobre su contratación vía telefónica.

En consecuencia, Florencio Rodríguez pidió mayor transparencia en el sector eléctrico, así como medidas fiscales que palíen el incremento del coste tarifario al que, ahora, tienen que hacer frente los agricultores. Asimismo, el secretario general consideró necesario que las eléctricas se pronuncien sobre la posibilidad de un contrato de doble suministro, pues muchos agricultores necesitan energía para su uso doméstico, aparte de la que reciban para riego mediante el contrato de temporada.

Otro de los temas importantes de la reunión fue la crisis del sector ganadero, cada vez más complicada por el incremento de los costes de producción y la depreciación de su producto. En este apartado, Florencio Rodríguez volvió a hacer hincapié en la necesidad de reducir el precio de los inputs agrarios, así como en el derecho que tienen los ganaderos a recibir un precio digno por sus productos. En esta línea, se mostró partidario de aprovechar la oportunidad que representa la aprobación del contrato tipo para el suministro de leche de oveja, homologado por la Orden ARM/2981/2008, normativa publicada ayer lunes en el BOE.

El secretario general recordó, además, que, entre las prioridades de ASAJA se encuentran la de dotar al sector de una Ley de Comercio y del doble etiquetado de los productos, unas iniciativas con las que se pretende poner freno a los abusivos márgenes comerciales.

Estos y otros temas fueron tratados por el director gerente de ASAJA Ciudad Real, Agustín Miranda, en la asamblea que a la misma hora tenía lugar en Membrilla. Allí se dieron cita más de doscientos agricultores, quienes se preocuparon, principalmente, por el vino y el agua.

Sobre el agua, Agustín Miranda informó del proceso de regularización de pozos de la Confederación Hidrográfica del Guadiana, cuyo plazo de solicitud se ha ampliado hasta el próximo 15 de noviembre, y de la nueva oferta de compra de derechos de uso de agua, a punto de finalizar.

No obstante, el director gerente se centró en el incremento de costes que en los últimos años están afrontando las explotaciones, como consecuencia de la burocracia administrativa. Las obligaciones a las que se tienen que enfrentar agricultores y ganaderos, para tener sus explotaciones en orden conforme a la normativa vigente, han provocado, según Agustín Miranda, un incremento de costes en torno al 25%.

Un incremento, en opinión del director gerente, que hace referencia exclusivamente al papeleo y que no tiene en cuenta el encarecimiento de inputs ni la bajada de los precios agrarios. Todo ello pone de manifiesto, en palabras de Agustín Miranda, la pérdida de rentabilidad creciente que sufre el sector, siendo ésta su principal amenaza.